Minerales, Gemas y Piedras Preciosas

<h3><center>1. Coral</center></h3> <h3><center>2. Coral</center></h3> <h3><center>3. Coral</center></h3> <h3><center>4. Coral</center></h3> <h3><center>5. Coral</center></h3> <h3><center>6. Coral</center></h3> <h3><center>7. Coral</center></h3>
1. coral.

CORAL.


CORAL.


    En latín cralliun o en griego corallion, es conocido desde la más remota antigüedad, pues en el neolítico ya lo utilizaba el hombre como adorno.

    Dur., 3.50 a 3.80; P.E., 2.50 a 2.80, es frágil, opaco y su composición química es: 82 por 100 de carbonato cálcico, de óxido de hierro 4,5 por 100, de carbonato de magnésio 3,50 por 100, variando en esta proporción, según sean más viejos o más jóvenes.

    La coloración hay que admitir que se debe a las substancias orgánicas más que al oxido de hierro, y ello justifica que puedan existir corales de color azul, negro, rojo, etc.

    Cuenta la leyenda griega que había tres hermanas, las Gorgonas, que tenían un solo ojo y un solo diente para las tres, pasándoselo unas a otras, cuando querían ver o comer. Esto simboliza que la envidia, la calumnia y el odio ven con un solo ojo y se alimentan con el mismo diente. Una de estas  terribles hermanas, viejas como la humanidad, y con serpientes en vez de cabellos, la Medusa, convertía en piedra todo lo que miraba, pero fue muerta por Teseo, que le corto la cabeza, parte de cuya sangre cayó al mar convirtiéndose en coral, por esto el coral se ha empleado mucho para la fabricación de amuletos contra el “mal de ojo”, “la ojeriza”.

    Por su leyenda y tradición, se considera como benéfico para librarse de muchos males, entre ellos la envidia.

    El Coral es muy apreciado como el mejor fruto del mar. La verdadera naturaleza de su formación ha sido un verdadero misterio, pues los mismos naturalistas la llegaron a considerar una planta marina, que se petrifica. Tal convencimiento era hasta el año 1600, a primeros de 1723 un médico francés, Peyssonel, comunico el éxito de su observación, de que no era una flor, ciertamente era un insecto, un pólipo celentéreo de tubo digestivo central y radiado. Hoy de todos es sabido que el coral es una substancia calcárea, producida por unos pequeños animales marinos. Viven reunidos en colonias y presentan un aspecto de arbustos y con coloridos muy dispares, según el lugar de su germinación. El Coral se produce por ovación: se desprende la boca del pólipo y, en marcha libre, se posa en el fondo escogido del mar, iniciando la formación de un nuevo arbusto que se reproduce creciendo y ramificándose, y por gemación se forma un nuevo pólipo

    El pólipo es toda una comunicación de un sistema de pequeños canales, el tronco del arbusto está formado de carbonato cálcico por secreción del pólipo y todo ello dispuesto en forma concéntrica, tal es la estructura del esqueleto del coral.

    En realidad el nombre de coral no corresponde al animal, sino al esqueleto, es decir, a la secreción caliza de los celentéreos marinos y en especial a las espículas, de color rojo, que forman el esqueleto de los Alcionarios. Los corolarios viven en aguas tibias; necesitan unos 18 grados para vivir a gusto, si es menor la temperatura se mueren, lo que demuestra el que no vivan en las costas occidentales de América y África, por las corrientes de agua fría que suben a la superficie del fondo. Quieren además, aguas limpias y transparentes, para que dejen pasar la luz que necesitan, pues con estos animales viven unas algas microscópicas, las “Zooxantellas”, que penetran en las células internas del polípero y allí producen unas verdaderas simbiosis, que gracias a esta colaboración viven los corolarios.

    El animalito es carnívoro y necesita un ambiente apropiado para subsistir y por ello vive en mares ricos en sales, como el mar de Japón y Mediterráneo, y no se asienta nada más que en rocas,  rechazando otro elemento que no sea la roca, y su profundidad normal es de 25 a 35 metros, pero puede asentarse a mayores profundidades.

    Como el coral no puede considerársele en forma aislada, sino familiar o colonial, de ahí que se trate de una especie hermafrodita, ya que en el mismo ser se encuentran juntos los dos sexos, formando una rama que se va transformando en un árbol, con ramas cada vez más delgadas que las anteriores y nunca salen dos ramas del mismo punto.

    Bien sujetos a las rocas se disponen a vivir casi eternamente, considerando el punto de vista de las colonias, y la vida de la colonia es eterna, pues las ramitas finales terminan en unas puntas sensitivas de cenosarco, el que sigue proyectándose hacia esa vida infinita.


    PESCA DEL CORAL.


Desde tiempo antiquísimo se ejercía la pesca del coral en el mediterráneo y en el Mar Rojo. En el Mediterráneo data estos quehaceres desde tiempos remotísimo, sobre para los pescadores italianos, y, concretamente, en la ciudad de Torre del Greco, más tarde por los franceses, españoles y griegos y la pesca de los japoneses es relativamente reciente, pero muy importante.

    La pesca del coral se viene efectuando con un método bastante uniforme; la pesca de los italianos la realizan en unas pequeñas embarcaciones de escaso tonelaje mediante una especial maquina que sirve para atrapar en el fondo del mar el coral, tiene forma de cruz y en su centro nace el lastre y todo ello tirado de una gruesa cuerda de cáñamo, y la operación consiste en ir remando lentamente, y cuando se estima que se ha obtenido cierta cantidad se eleva ala superficie de la embarcación y se procede a la recolecta..

    En el Japón se efectua con un arnes, constituido de una gruesa caña de bambú con su lastre, y se rastrea sobre el banco de coral.

    En Grecia la pesca se practica por medio de escafandra, pero ese instrumento sólo se puede emplear en bancos situados a poca profundidad.


    COLORACION DEL CORAL Y SUS CLASES.


    El color más común es el rosa y tal variedad se produce casi totalmente del “Corllium rubrum” que vive en el mediterráneo, o el Secundum” especie afín, que vive en los mares del Japón, existe también el coral azul, que proviene de la costa occidental de África, y principalmente se encuentra en el Camerún, es variedad rara, denominada “Acori”.

    En la polinesia, en la isla de Samoa, se encuentra un coral de color rosa cobrizo, la coloración, como ya hemos indicado, proviene debido a las substancias orgánicas.

    Es el brillo y su pulimento, unido al color y su uniformidad, el que da el valor al coral, y por su coloración podemos decir que existen las siguientes: Rosa pálido, pero de tono diferente al anterior. Rosa, vivo de color rosa fuerte y brillante. Rosa rojo asalmonado. Rojo oscuro, rojo carmín fuerte. Aciscuro o Carbonetta, llamado “Sangre de Buey”, de color muy vivo. Blanco, muy poco apreciado y que da aspecto al Marfil.


    BANCOS DE CORAL.


Es Japón con Italia los que tienen el control del mercado del coral, y en Italia desde el siglo XVI es la ciudad Torre de Greco, cerca de Nápoles, la que acapara el comercio y manufactura de casi todo el coral de Europa.

    Tal importancia ha tenido esta ciudad en la industria del coral que Fernando IV de Nápoles dio leyes especiales que regularon el comercio, la pesca y la manufactura del coral. La recopilación de estas leyes constituyó el famoso “Codece Corallino”.

    Desde hace años, debido a la escasez del coral en las costas italianas, se han visto precisados a buscarlos por otros países, siendo uno de los preferidos España, de donde se importan para seguir sosteniendo el comercio y la artesanía de tanta solera.

    Japón es actualmente el país del mundo de más producción, con el descubrimiento de un banco de gran importancia a 200 metros de profundidad. Este país utiliza la capa que envuelve el coral para fabricar productos farmacéuticos, por su gran riqueza en calcio.

    Existen también yacimientos en Filipinas y Centroamérica, en profundidades que oscilan entre 100 y 200 metros, y se requiere tener un instrumento de respiración autónoma y de grandes condiciones y entrenamiento, para el buceo.

    Es, pues, después de los mares del Japón, el Mediterráneo donde existe mayor número de bancos coralíferos especialmente en las costas de Cerdeña, Córcega, Sicilia, Cannes, Argel, Túnez, Grecia, Baleares y las costas mediterráneas de España y Ceuta.


    El CORAL EN ESPAÑA.


    España ha llegado a ser uno de los países productores de coral pero en los años sucesivos ha decrecido su producción y se ha hecho necesario dictar, una reglamentación estatal para la conservación de este producto orgánico. La Costa catalana es el principal productor de coral en España, en las islas de Menorca (Baleares) y Ceuta son también buenos suministradores y el que se encuentra en la zona de Málaga, es de color blanco y de poco valor.

    Es, pues, el coral catalán el que más se cotiza, sobre todo en su variedad “Sangre de Toro”.

    La producción Española se exporta a Italia, sin embargo, antiguamente existía en Cataluña un gran número de artesanos del coral que construían  gran número de piezas de adorno.

    Las provincias marítimas españolas del coral son: Barcelona, Menorca, Valencia, Cádiz, Málaga y Ceuta. Autorizándose a extraer el coral cinco años consecutivos y después se pasa a la siguiente para no acabar con esta riqueza.


    LA ELABORACION DEL CORAL.


    Es una artesanía antiquísima. En Italia, en el Japón y en la China, quienes son, verdaderos artistas, abasteciendo todo el mercado mundial, siendo el color rojo el más apreciado y cuanto más intenso, mejor.

    En los talleres se limpia este coral, se trabaja con la lima, se conserva su forma o trozo de rama, o se le da forma determinada y se pule. No puede calentarse fuertemente, ni tocar con ácidos.

    En las calidades buenas presenta un rojo vivo, apreciado para confeccionar adornos, collares, colgantes y figuras.

    En China y Japón se aprovecha la forma de las piezas, para sobre ellas tallar la figura, obteniendo pequeñas escultura llenas de fantasía y donde es una oportunidad para lucirse un artista.


    IMITACIONES DEL CORAL.


    Por ser muy superior la demanda a la obtención de coral, se ve el mercado en la necesidad de recurrir a la fabricación de sus imitaciones, y podemos decir que una casi perfecta imitación del material se obtiene con polvo de mármol, aglomerado con cola de pescado y aceite secante y teñido con bermellón o minio, dándonos casi la misma dureza y densidad y se talla y se pule bien, pero visto con lupa se observa una estructura granulada. Careciendo de la específica del coral, es decir faltan los canales que constituyen la secreción natural del coral, apreciándose las celdillas donde ha vivido el animal, que tiene forma sinuosa y para lela, y ello es factible observándolo con una buena lupa de 10 aumentos.

    También se imita con plásticos, pero los pesos específicos son muy diferentes al coral y con marfil vegetal teñido en rosa o en rojo, pero la estructura no es la misma, y otras muchas a base de porcelanas y cristales fácilmente distinguibles.

    Unas gotas de CLH producen efervescencia sobre el coral, pero advertimos que las imitaciones realizadas con CO3 CA, también producen efervescencia con el ácido clorhídrico, y los corales negros y azul cuando tienen gran cantidad de coquiolina, no se da efervescencia con el CLH.



Prólogo
Indice
Bibliografia
Formulario de Contacto
Localización y Mapa