ESPINELA


    Del nombre se ignora su origen, antiguamente se conocía por “Rubí Balaje”, que viene de Balascia, pueblo del Norte de la India donde se producían estas piedras.

    Es una gema de bastante empleo en lo que pudiéramos llamar “media joyería”, por su diversidad de colores, si bien la de mayor aceptación es la de color rojizo.

    Químicamente es un aluminato de magnesio Al2 O4 Mg., cristaliza en el sistema cúbico, casi siempre en octaedros, formando una macla de dos octaedros muy típica en este mineral y se le conoce por “macla de la espinela”.

    Su composición química le hace variar mucho a esta gema, por la dosificación de sus elementos, ya que se compone de oxido de magnesio y oxido de aluminio, ferroso y férrico, cal, sílice, etc.

    Este mineral solo tiene consideración de gema, cuando es de color rojo o rosa pudiendo presentar una extensa gama de colores, purpuras, lilas y hasta azul oscuro, la incolora o espinela blanca, es tan rara, que se duda de la existencia.

    Figura.

 

    Dur., 8; P.E., 3,60-3,98; Ind., 1,72 (Mo.) no tiene dicroismo, no es exfoliable, pues el calor cambia su coloración, pero la recobra al enfriarse. Resiste los ácidos. El  gra parecido que existe entre la espinela roja y el rubí, ha sido fuente de muchas confusiones y es bastante corriente en las joyas antiguas piedras calificadas como rubís que sean espinelas, como por ejemplo; el famoso rubí “Prince Negro” de la corona de Inglaterra que es una espinela (véase rubí)

    El espectro de la espinela roja es muy característico en el caso de piedras ricas en cromo: una serie de rayas fluorescentes en la parte roja del espectro que semejan los tubos de un órgano. Cuando se ven no sólo identifican la gema como espinela, si no que, además prueba su origen natural y la sintética del mismo color muestra la fluorescencia en una sola banda más ancha.

    Siempre, como casi todas las piedras, sus inclusiones sirven para determinar en gran parte su legitimidad y, en este caso, suelen tener algunas veces cristales de corindón, en forma romboédrica, o cristales de circón, con cercos brillantes, lentejuelas de mica.


    YACIMIENTOS


    Se encuentra generalmente junto al rubí en rocas metamórficas y en gravas procedentes de la descomposición de éstas, siendo los países más productores en sus depósitos aluviales, Ceilán, Birmania, Siam, Madagascar, Brasil y Suecia y habiéndose encontrado espinelas negras en los cráteres de los volcanes.


    IMITACIONES


    La espinela se obtiene por síntesis por el método Verneuil, pero se diferencia de las naturales, un poco en la dureza, índice de refracción, densidad y por la razón de existir un exceso de Al2 O3, mientras las naturales la relación Al. – Mg es 1-1, en las sintéticas la proporción es de 1, Mg O por 3,5 Al2 O3.

    Se estima que tal sea esta causa de las diferencias en las propiedades físicas y anomalías ópticas que se observan en las espinelas sintéticas y naturales, a esta desproporción química.

    Conociendo estos antecedentes hoy los fabricantes han prestado mucho cuidado en buscar la similitud de proporción en los elementos químicos equiparándolos a los naturales y por ellos dice el profesor Anderson que hay que prestar la máxima atención para no sufrir un error.

    Sabemos que por el procedimiento Verneuil se fabrican los corindones e igualmente las espinelas, pero no muestran los mismos rasgos distintivos que los corindones, es decir, que no se ven las curvas de estructura por no existir y en lo que atañe a las burbujas de aire, aunque pueden presentarse, lo son tan diminutas, que son difíciles de encontrar y con ello no quiero decir que se nos presente un gran problema para su diferenciación e identificación de las naturales, al contrario, es piedra más fácil de diferenciar y en razón de lo que respecta al color, pues no está hecha en colores asociados a la espinela natural, sino generalmente tintas apropiadas para falsificar el circón azul, el aguamarina, la Alejandrita, el zafiro y aún el diamante. Todas estas gemas tienen unos caracteres completamente distintos y se hace fácil su diferenciación utilizando los métodos que conocemos y por ello veremos que el índice refractivo es más alto en la sintética que en la natural, e igualmente con la densidad que es 3,63 en la sintética y 3,60 en la natural.

    En las de imitación, es decir, las sintéticas, si las observamos de canto o de un lado con un rayo luminoso potente se observan como puntos brillantes y porosos.

    Ello es motivado al parecer por la reunión de numerosas burbujas que se presentan unas muy cerca de las otras.

    En las sintéticas es frecuente que sean birrefringentes y vistas por el polariscopio colocada la piedra en una posición oscura da una impresión continua de luz tramada.

    Muchos joyeros distinguen las naturales de las sintéticas por las muchas estrias que, frecuentemente, aparecen en la talla en las sintéticas y ello motivado porque al pulirlas se hace la operación un poco a la ligera por no ser de mucho valor la piedra y no encarecerla.

    Las espinelas se emplean como hemos citado para suplantar a las aguamarinas y hasta impropiamente se le dice en el mercado “aguamarina sintética” y también al circón azul y vistas a través del filtro “Chelsea” muestran una apariencia roja o rojiza muchísimo más fuete que corresponde a las naturales.

    Con el espectroscopio la espinela azul sintética muestra 3 bandas de absorción debido al cobalto existente, distinto a lo que nos muestran las piedras finas de espinela azul natural, aguamarina circón o zafiro.

    La espinela sintética brilla en rojo bajo una lámpara ultravioleta y en el polariscopio muestra una curiosa extinción formando aguas, debida a una doble refracción anómala, que es diferente al verdadero efecto isotrópico que dan la mayoría de la espinelas naturales o de la extinción aguda por cada rotación de 90º dad por una piedra birrefringente.

    La espinel incolora se usa por su hermoso lustre para imitar al brillante en joyería barata y bisutería para fabricar cristales puros, duros y de alto valor de índice de refracción, como para la fabricación del refractómetro de espinela, que como hemos indicado nos da un campo más amplio de observación cristales de granate o de rutilo, etc.

    Otras veces se observa, como una escarcha formada por las pequeñas gotitas alargadas y estos defectos aparecen sin orden ni concierto y, generalmente, están asentadas en forma paralela a las caras del octaedro, pero también se pueden encontrar en forma angular.

    Todo esto, que pudiéramos llamar defectos, son los que nos permiten discriminar la naturaleza de sus imitaciones, sobre todo de las sintéticas, pues ya hemos dicho en otros casos que las sintéticas, aparecen con suma frecuencia, las pequeñas burbujas de aire separadas y más raramente agrupadas, no siendo extraño tampoco que las inclusiones tengan un aspecto algodonado.

    La talla más frecuente es la del brillante, pero más por la culata, si bien también se tallan en cabujón y es bastante difícil de pulir.

Prólogo
Indice
Bibliografia
Formulario de Contacto
Localización y Mapa