OJO DE GATO


    Es una variedad del crisoberilo en color amarillo verde algo dorado transparente a translucido y el juego de luces al reflejarse con su brillo da la total sensación del ojo del animal. La causa de estos reflejos como en todas las piedras que producen asterismos no es otra que las inclusiones, está compuesta de finas agujas o fibras cristalinas alineadas paralelamente sobre las cuales se refleja la luz en forma tornasolada. Para producir tal efecto se precisa sea tallada en cabujón.

    El verdadero nombre de “Ojo de Gato” corresponde a esta variedad del crisoberilo, pues impropiamente también se llama “Ojo de Gato” a la procedente del Cuarzo, si bien el tornasolado es menos pronunciado, que es lo que le da valor a esta modalidad. Así pues, cuando mencionemos piedra de “Ojo de Gato” entendemos la del crisoberilo, y cuando proceda del cuarzo hay que decir “Ojo de Gato de Cuarzo”.   
    Cuando se encuentra el “ojo” de gato perfecto se pagan altos precios, si el ejemplar tiene más de 5 kilates. Existen muchas más gemas que más o menos perfectamente producen el efecto “Ojo de Gato”, tales como el berilo, corindones, labradorita, etc.

    Se imita esta piedra en cristal a base de sílice en color grisáceo, que da un ligero tornasolado e igualmente con dobletes a base de corindón amarillo separados por una materia fibrosa.

Prólogo
Indice
Bibliografia
Formulario de Contacto
Localización y Mapa